martes, 3 de mayo de 2016

RELATOS MaF: MARÍA JOSÉ MÉRIDA, ALEGATO, LUZ, CÁMARA: ¡SE ESCRIBE!

 ALEGATO       

                             
                       
                           (Imagen de Internet)
                           
Cada mañana rebusca mendrugos de pan en la urbe maloliente y húmeda mientras arrastra su vida arañando  suspiros al viento, un mechón de color fosforito bailotea  sobre su frente surcada por el tiempo.
  Al llegar a la plazoleta  sus viejos huesos se reconfortan al cálido abrazo primaveral.  Una  banda sonora  de arrullos  acaricia sus oídos,  husmea en su viejo carro dispuesta a regalar unas migajas a quien nada más verla ya festeja el banquete,  sus torcidos dedos son ágiles  y en pocos segundos se encuentra estirando sus faldas y palmoteando  con viveza.   Dos hombres uniformados se acercan como de costumbre,   con un leve guiño pasa por su lado: ─ya  saben agentes si tienen algún problema no deben olvidar, la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.

                                              ©María José Mérida 

Película: Una noche en la ópera, de Los Hermanos Max.
Frase: La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.




domingo, 1 de mayo de 2016

RELATOS MaF:MARI ÁNGELES PULIDO, PÚRPURA, LUZ, CÁMARA: ¡SE ESCRIBE!


PÚRPURA


                                           (Imagen de Internet)



Brígida salió corriendo de casa en cuanto supo que vendrían a buscarla para quemarla en la hoguera.
Cuando los enviados del Inquisidor llegaron a la choza, el caldero de sopa aún estaba caliente.
No dudaron en salir tras sus huellas pero estas desaparecieron en cuanto se adentraron en el temido Bosque de las Almas.
Ninguno quiso admitir su pavor. Se separaron para rastrear por distintos lugares pero nunca volvieron a reunirse ni jamás regresaron a sus casas.
Los vecinos preparaban la pira en el centro de la aldea, estaban ansiosos por ver arder a la bruja y comprobar cómo el demonio que habitaba en ella volaba hasta el infierno.
Recordaron cómo vaticinó que el caballo del herrero mataría a su dueño pisoteándolo hasta destrozarlo o cómo el bebé de doña Úrsula se ahorcaría con el cordón umbilical antes de nacer.
Todo estaba listo, pero los enviados del Inquisidor tardaban en volver y el vecindario se impacientaba mientras mascullaban rezos.
Una columna de humo ascendía desde el bosque y se esparcía por el aire. El cielo se tornó púrpura en pocos segundos mientras los vecinos se persignaban atemorizados. El púrpura impregnó las paredes de las casas y el suelo de los caminos. Tiñó los rostros y las manos que parecieron ensangrentados. Una anciana estalló en gritos:
─ ¡Es ella que nos envía otra desgracia!
Un tímido adolescente, con la cabeza baja, contestó:
─No es ella. Son “otros”. ¡Dejadla en paz!
Todos rodearon al joven esperando que explicara esas palabras.
─Hablé con ella una vez. La veía a menudo hablando sola.
Le pregunté cómo podía profetizar las desgracias, y entonces supe que “otros” se lo anunciaban, “otros” que injustamente fueron quemados en la hoguera.
Ella me susurró al oído: «En ocasiones, veo muertos»


                                               ©Mari Ángeles Pulido


Película: El sexto sentido
Frase: En ocasiones veo muertos


viernes, 29 de abril de 2016

RELATOS MaF: MARITINA ROMERO RUÍZ, A MELIA, LUZ, CÁMARA: ¡SE ESCRIBE!

 A Melia



                                  (Imagen de Internet)


Saldrás temprano, antes de que el sol comience a acariciar la copa del fresno y arranque destellos  al cristal de la ventana. Sujeta tu corazón para que no se dispare en fuertes latidos al pasar por delante de su alcoba. No te detengas.
Baja silenciosa las escaleras aferrando la bolsa en la que he metido un par de mudas, tus libros  y un jersey grueso, por si refresca. Deslízate ligera atisbando las sombras, atenta al más leve ruido y cuando el reloj de la sala abandone por un instante la rutina de su engranaje para volver a su vieja órbita, sabrás que ha llegado el momento: te cubrirá el alegre sonido de las horas y a partir de entonces te acompañarán los murmullos de la casa que se despierta ajena, como cada mañana.
Ten fuerza y valor hija mía. Yo solo te muestro la puerta, tú eres quien debe atravesarla.
                                                    © Maritina Romero Ruiz

Frase:"Yo solo te muestro la puerta, tú eres quien debe atravesarla" 
Película: Matrix





miércoles, 27 de abril de 2016

RELATOS MaF: MARIBEL GALLARDO ROMERO, CHOCOLATE, LUZ, CÁMARA: ¡SE ESCRIBE!

CHOCOLATE 


                                   (Imagen de Internet)

       ─Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones. Nunca sabes que te va a tocar.
La voz de Forrest Gump suena en la penumbra de mi salita donde  cada semana veo este programa de cine.
       Asiento  silenciosa y me voy adormeciendo.
La estridente sintonía  del telediario me sobresalta.  Empiezan las noticias con  imágenes de caritas curtidas y  ojos llorosos de niños con sus manitas  aferradas a las alambradas  que los mantienen encerrados, apartados.
 Inocentes criaturas hambrientas y ateridas que no  ríen, no cantan, no juegan.  Sus  miradas que deberían reflejar esperanza en un futuro  sólo  trasmiten el miedo por su presente.
Las semillas que sus corazones están recibiendo  fructificaran en unos años y la cosecha no será de amor y solidaridad sino de odio y rencor.
      Suspiro  apesadumbrada y entro en mi dormitorio pensando que cada vez nos impactan menos   estas  crueles imágenes que se  introducen  en la rutina y que pronto desaparecerán  de las portadas, sustituidas por otras más novedosas.
       Como cada noche  miro las fotos de mis nietos que me sonríen felices  y me pregunto estremecida:
                     ¿Quién reparte los bombones?

                                     ©Maribel Gallardo Romero



Película: Forrest Gump
Frase: ─Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones. Nunca sabes que te va a tocar.





lunes, 25 de abril de 2016

RELATOS MaF: MARI CARMEN PAPAGNI, TRANSITO. LUCES, CÁMARA: ¡SE ESCRIBE!

 TRANSITO



                                      (imagen de internet)


Era una cálida noche de agosto,  la calle del hotel estaba húmeda a causa de un chaparrón repentino. Ninguno de los dos había descansado lo suficiente.
El se levantó y fue a la ducha. Ella lo siguió, se inclinó sobre el water y vomitó; luego se lavó la boca y presionando su cara contra el cristal de la mampara le dijo: «lindo culo».
Habiendo terminado se recostó a su lado; puso la mano sobre su vientre y durmieron  un rato más.
Ella sentía que ese momento era perfecto y que había sido inevitable enamorarse de alguien tan carismático. Sabía también que el amor era algo más que eso. El amor nace, se conoce, se aprende y se vive.
Dodi despertó primero con el llamado de su chofer. En una hora saldrían rumbo a su apartamento parisino.
Dulcemente se giró, la besó y le dijo: «Buenos días princesa!»

                                          ©María del Carmen Papagni

                     Foto de Trini Carrera

Película: La vida es bella
Frase: Buenos días princesa